Revisión de un velero de ocasión 8: el perito naval3 min read

El informe de un perito debería evaluar de forma precisa el estado de una embarcación ● La información obtenida puede servirnos para negociar una rebaja

peritaje embarcación
Llegado el momento de la verdad, hay que ponerse en manos de un perito experto.

DESPUÉS DE REALIZAR NUESTRA PROPIA INSPECCIÓN y estar casi seguros de que nuestra elección es la correcta, podemos tener la tentación de preguntarnos si es realmente necesario gastar los entre 300 y 400 euros que puede costar una revisión profesional a cargo de un perito naval. Sobre todo si, como señalábamos en la introducción de esta guía, atendemos a los muchos ejemplos de personas que buscaron esa «opinión profesional» y tuvieron sorpresas desagradables al poco tiempo de empezar a navegar. La respuesta a esta pregunta es un sí definitivo, y esto es particularmente cierto para cualquier velero de más de 6 metros de eslora.

Razones para contratar a un perito naval

Vaya por delante que en Haddock Magazine no tenemos ningún interés especial en engordar la cartera de clientes de los peritos. Tan solo exponemos la situación tal como la vemos.

Hay muchas razones para acudir a un perito, pero la primera y más importante es que, en teoría, este debería ser capaz de evaluar el estado de una embarcación y dictaminar el alcance de cualquier problema. Y aunque hayamos seguido a pies juntillas todo lo que exponemos en esta guía de revisión, lo probable es que se nos escapen algunos de los defectos del barco que examinamos, cuya reparación puede ser muy costosa.

A partir de aquí, habrá que considerar que:

  • El informe del perito nos dará argumentos para negociar una posible rebaja, lo que puede suponer mucho más dinero que el coste del peritaje en sí.
  • La mayoría de las compañías de seguros solicitarán un informe reciente para asegurar un barco de más de 10 años (y probablemente solicitarán una nueva revisión cada 10 años a partir de entonces). También es posible que en el banco nos soliciten el informe si necesitamos financiar la compra.
  • Un perito está en una posición excelente para decirnos qué valor tiene el barco que estamos mirando en comparación con otros existentes en el mercado. Si optamos, como recomendamos encarecidamente, por comprar un barco del que se hayan fabricado muchas unidades y con buena reputación, es probable que el perito haya examinado más de una vez el mismo modelo y conozca sus puntos débiles.
  • Es probable que un perito sea capaz de darnos una estimación del coste económico de la reparación de cualquier problema que hayamos encontrado en el barco y, si estamos pensando en hacer el trabajo nosotros mismos, una idea de las habilidades y el número de horas que pueden ser necesarias para completarlo.

 

El informe

Los informes serán distintos dependiendo del modo de trabajar de cada perito, así que no dudemos en pedir un ejemplo de su trabajo para saber qué nos vamos a encontrar. En relación con esto, preguntémosle si alguna vez ha examinado el mismo modelo de barco. Ese informe es el que más nos interesa ver.

Si al realizar nuestra propia inspección hay algo que nos ha generado dudas, como el estado de la cubierta o de parte del aparejo, solicitemos al perito que comente esos aspectos.

El informe debe detallar de un modo suficientemente completo el resultado del peritaje, así como ofrecer recomendaciones sobre las intervenciones a realizar.

Aprovechemos para aprender

La mayoría de peritos preferirán que los dejemos en paz mientras trabajan, pero estar allí con ellos y observar puede resultarnos muy instructivo. Preguntemos si tienen inconveniente en que así sea

perito naval

REVISIÓN DE UN VELERO DE OCASIÓN: GUÍA COMPLETA


COMPRAR UN VELERO DE OCASIÓN: ¿DÓNDE NOS ESTAMOS METIENDO?
POR QUÉ OPTAMOS POR UN BARCO DE FIBRA DE VIDRIO
EL CASCO
LA CUBIERTA
LA JARCIA FIRME Y EL PALO
LAS VELAS
EL INTERIOR
FONTANERÍA Y SISTEMA ELÉCTRICO
EL MOTOR
● EL PERITO NAVAL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here