Los últimos balleneros vikingos5 min read

Las comunidades balleneras del norte de Noruega se enfrentan al reto de la despoblación.

Los habitantes más jóvenes de las pequeñas islas del norte de Noruega se van para no volver y con ellos desaparecen tradiciones y toda una forma de vida.
Vídeo:The last of viking whalers

Fotografías y vídeo de Marcus Bleasdale

Caza de ballenas en el Jan Bjorn en Lødingen, Lofoten, Noruega.
Eilert Nilsen a bordo del Nordfangst. Las montañas de Moskenes se reflejan en la ventana.
Cazando deballenas en el Vestfjorden, en el norte de Noruega.
Eilert y Raymond Nilsen a bordo del Nordfangst. Cada año capturan entre 20 y 30 ballenas.
Eilert y Raymond Nilsen a bordo del Nordfangst.
La tripulación del Jan Bjørn friega la cubierta después de poner la carne de ballena en hielo. Su capitán, Jan Kristiansen, es el último de su generación; tras él, nadie de su familia tomará el relevo. No cuenta con un tripulación permanente y suele trabajar con vecinos de su pueblo, Lødingen, y otra gente que le ayuda durante las vacaciones. En este viaje estuvo acompañado por Georg Waage, Martin Hansen y su hijo Marius Hansen, que estudia Psicología en una universidad del norte de Noruega.
Caza de ballenas en el Jan Bjorn, en Lødingen, Lofoten, Noruega. Jan Bjørn, el capitán, se prepara para iniciar el despiece de una ballena.
La tripulación lleva la carne de ballena seca a la bodega del Jan Bjørn. Su capitán, Jan Kristiansen, es el último de su generación; tras él, nadie de su familia tomará el relevo. No cuenta con un tripulación permanente y suele trabajar con vecinos de su pueblo, Lødingen, y otra gente que le ayuda durante las vacaciones. En este viaje estuvo acompañado por Georg Waage, Martin Hansen y su hijo Marius Hansen, que estudia Psicología en una universidad del norte de Noruega.
La tripulación del Stortinn se esfuerza en plena tormenta para sacar las redes del mar. Es esencial desafiar las condiciones climatológicas para cumplir con las cuotas. De no ser así, los pescadores podrían no ser contratados de nuevo.
Los barcos llegan a última hora de la tarde a Glea Factory, en Røst. Sus tripulantes prepararán el pescado para las factorías en tierra o en el mismo barco. Las gaviotas los sobrevuelan intentando hacerse con los descartes. Los trabajadores de la factoría se preparan para recibir a los barcos en el muelle.
Raymond Nilsen con su padre Eilert a primera hora de la mañana. Se preparan para recuperar las redes durante la temporada del bacalao. El barco de Eilert y Raymonds es uno de los 3 balleneros que quedan en esta comunidad. En los últimos 15 años, solo 3 hombres jóvenes han decidido quedarse y ser pescadores; en los últimos 17, solo uno ha decidido convertirse en ballenero.
Raymond Nilsen con su padre Eilert a primera hora de la mañana. Se preparan para recuperar las redes durante la temporada del bacalao. El barco de Eilert y Raymonds es uno de los 3 balleneros que quedan en esta comunidad. En los últimos 15 años, solo 3 hombres jóvenes han decidido quedarse y ser pescadores; en los últimos 17, solo uno ha decidido convertirse en ballenero.
La confirmación a los 14 años es un gran acontecimiento en Noruega y estos niños serán la próxima generación que abandonará la isla. Son Mariel Karlsen, Monika Sanja Johnsen, Natalia Hansen, Jonas Jørgensen y Julianne Eide.
Mohammed, un egipcio que trabaja para Røst Sjømat retira el bacalao puesto a secar en Røst. Este pescado se exportá a Europa, principalmente a Italia y España.
Una casa abandonada cerca de Grundstad, Lofoten. Dentro puede verse un vestido y una bolsa de la dueña, como si esta fuera a regresar en cualquier momento. Las ventanas y las cortinas se pudren lentamente y en el exterior la fachada ha perdido la pintura que la cubría.
Ulf Christian, Monica y su hija Aurora, que después de su graduación se va de la isla este año para ir a la escuela en Skrova, en territorio continental.
Una antigua caseta para ovejas abandonada en el norte de la isla de Røstlandet. Fue construida por la familia Pettersen a principios del siglo XX para proteger a sus animales durante una tormenta. En su momento, todos las familias de la comunidad tenían ovejas para alimentarse y disponer de lana, pero ahora solo 3 familias de la isla siguen teniendo ovejas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here