Por qué optamos por un barco de fibra de vidrio3 min read

Desde el punto de vista de su mantenimiento, trabajar en un velero de fibra de vidrio se parece más a cuidar de una casa que de un coche.

 

LA FIBRA DE VIDRIO NO GOZA DEL MISMO ATRACTIVO que otros materiales empleados en la construcción de veleros, como el acero, el aluminio o la madera. Es fría e insulsa y uno no se imagina a sí mismo pasando la mano por ella como podría hacerlo sobre un bonito tablón de madera de caoba mientras piensa qué barniz aplicar.

Pero es un magnífico material para la construcción de barcos, y gracias a él se ha popularizado la náutica.

Dos líneas de historia

En rigor, la fibra de vidrio deberíamos llamarla PRFV, o poliéster reforzado con fibra de vidrio; grosso modo, básicamente plástico.

El PRFV empezó a usarse en la industria náutica a finales de la década de 1940. Entonces como ahora el término plástico se asociaba a las ideas de barato y mala calidad, de ahí que los constructores optaran por hablar de barcos de fibra de vidrio, que tenía un aire más tecnológico y sofisticado, en lugar de barcos de plástico. En la misma línea, también decidieron hablar de «resinas» epoxi o de poliéster aprovechando su aspecto similar al de las resinas naturales producidas por ciertas plantas, pero si hubiesen hablado de pegamentos nadie se habría extrañado.

Pese a su escaso pedigrí, hay varias razones para optar por ella:

1Cantidad

La fibra de vidrio es el principal material empleado en la construcción de veleros desde mediados del siglo XX. Eso significa que, en un porcentaje altísimo, una persona que esté pensando en comprar un barco de ocasión solo tendrá verdaderas opciones de elegir el que más le convenga si opta por uno fabricado con este material.

2Reputación

Con la introducción de la fibra de vidrio los barcos pudieron construirse en serie, el coste por unidad bajó y la navegación recreativa se popularizó. Esto hace que de algunos modelos existan docenas e incuso cientos de unidades, que sean muy conocidos entre los aficionados y que, en consecuencia, gocen de una reputación, buena o mala, que nos ayudará a decidir el sentido de nuestra compra.

3Sencillez

Determinar el buen estado de un casco de fibra de vidrio no exige demasiados conocimientos. Solo es necesaria la capacidad de observación y una comprensión básica de la naturaleza de aquello que examinamos. Valorar el nivel de corrosión de un barco de acero o la solidez de uno de madera no es igual de accesible.

4Mantenimiento

Con la información adecuada, además de cierta habilidad para el trabajo manual y, eso sí, las ganas, tiempo y energía suficientes, el dueño de un velero de fibra de vidrio puede realizar él mismo multitud de reparaciones, algo que le resultará muy difícil con otro tipo de embarcación.

5Longevidad

Los barcos de de PRFV resisten mucho mejor el abandono que los de madera o metal, aunque no son indestructibles: llevan incorporados elementos menos duraderos, como la madera, que es susceptible de pudrirse; los distintos elementos metálicos, siempre bajo la amenaza de la corrosión; o los tejidos, que pueden rasgarse o enmohecerse.

Para detectar esos defectos hemos hecho esta guía.

El arriesgado encanto de los veleros clásicos de madera

REVISIÓN DE UN VELERO DE OCASIÓN: GUÍA COMPLETA


COMPRAR UN VELERO DE OCASIÓN: ¿DÓNDE NOS ESTAMOS METIENDO?
POR QUÉ OPTAR POR UN BARCO DE FIBRA DE VIDRIO
EL CASCO
LA CUBIERTA
LA JARCIA FIRME Y EL PALO
LAS VELAS
EL INTERIOR
FONTANERÍA Y SISTEMA ELÉCTRICO
EL MOTOR
EL PERITO NAVAL

CÓMO ELEGIR UN VELERO DE SEGUNDA MANO


LAS CARACTERÍSTICAS DEL VELERO PERFECTO
BALANDRA O QUECHE: ¿QUÉ ES MEJOR?
MOTOR FUERABORDA O MOTOR INTRABORDA
● POR QUÉ OPTAR POR UN BARCO DE FIBRA DE VIDRIO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here